inicio
ba
 
PUBLICIDAD
MENÚ
EN EL ALMACEN DEL ROCK...
HOME
 
 
 
El sonido que el grupo obtuvo en los BATTERY STUDIOS (en los que IRON MAIDEN grabaría The Number Of The Beast en ese mismo año) era realmente espectacular. Hacía justicia a un Barón que presentaba una colección inmensa de temas que arrancaba con suma contundencia, con un ‘Casi Me Mato’ en el que José Luis Campuzano “Sherpa” está verdaderamente soberbio en la parte vocal, y en el que las guitarras de Armando y Carlos realizan, como a lo largo de todo el disco, una labor de verdaderos maestros de las seis cuerdas (que es lo que son).

‘Rockero Indomable’ es la entrañable y, en cambio, durísima oda a la personalidad psicológica y estética de los más acérrimos “Chicos del Rock”. La voz es de Carlos, al igual que en el puro Heavy Metal sensacional y trepidante de ‘Tierra De Vándalos’, y en la rítmica ‘Qué Puedo Hacer’.

‘Siempre Estás Allí’ es, definitivamente, la perla, la gema del disco, o un tesoro completo bien guardado en él. Todas las influencias de los grandes clásicos del Hard Rock de los setenta, y particularmente de LED ZEPPELIN, se encuentran en esta, una composición llena de delicadeza, de buen gusto, de ternura y devoción hacia el seguidor del grupo en la letra (a él está dedicada, a fin de cuentas). Una maravilla musical en la que la voz de Sherpa está reluciente, deslumbrante, rutilante... llena de bellos matices y de potencia al mismo tiempo... como la parte musical. ‘Siempre Estás Allí’ representa el más dulce tarro de las esencias del Barón, la disposición a evolucionar, a buscar variedad en la fórmula, la apertura mental, el cosmopolitismo musical, el NO radical a lo cerril y a la tan obsoleta y ridícula imagen del “heavy machote para machotes” que algunos se empeñaban en tratar de ofrecer, y que tanto daño ha hecho a un movimiento por lo demás lleno de sensibilidad y de geniales vibraciones musicales y espirituales.

‘Herencia Letal’ era un tema veloz y verdaderamente memorable que se quedó fuera en ediciones posteriores del álbum, al igual que ‘Invulnerable’, de la que hablaremos un poco más abajo. Pero, volviendo a la zona del álbum que nos ocupa, con ‘Hiroshima’ se abría una segunda mitad en la que destacaba de forma muy especial ‘El Malo’, otra sensacional composición de "Sherpa" y su inseparable Carolina Cortés, que nos regalaban una sublime caricatura del siniestro “malo del guión... o del día a día”.

‘Diosa Razón’, por su parte, nos llevaba hacia el final del túnel, en donde nos encontrábamos un soberbio ‘Se Escapa El Tiempo’, con un arranque lleno de influencias de AC/DC, que daba paso a un desarrollo en el que Sherpa hacía una buena descripción de un día cualquiera en la gran ciudad: Coches que pasan a toda velocidad, ruido, contaminación, stress... para volcar toda su fuerza y su sentimiento en un estribillo pegadizo a más no poder, y con el que era imposible no quedarse: “Y se escapa el tiempo de mi vida haciendo autostop... contemplando un mundo que desfila con aire burlón... parece que va a llover...”.

Como decíamos antes, ‘Invulnerable’ corrió la misma suerte que ‘Herencia Letal’, y lamentablemente se quedó fuera del álbum en posteriores reediciones. El grupo no tuvo que ver en absoluto con cuestiones más relacionadas con el funcionamiento cutre y horroroso de una compañía que, además de sorber hasta el último centavo que produjera el genial Barón, le hacía estas gracias. Y es que, cuando las cosas se hacen mal...

Metalmorfosis es, pues, otra de las obras imprescindibles de BARÓN ROJO. Tan imprescindible como el mismísimo Volumen Brutal. Así de sencillo. De ambos álbumes saldría el grueso del memorable álbum en directo Barón Al Rojo Vivo, que la banda grabaría en sus conciertos de 1984 en Madrid, y que marcaría un antes y un después en la carrera de la que un día fue la banda más internacional del Hard Rock español.

Alberto Manzano Ben
 
12-05-2010
Envía esta noticia a un amigoImprime esta noticia
Copyright © 2005-2008 El Almacén del Rock - Todos los derechos reservados - Aviso Legal