inicio
ba
 
PUBLICIDAD
MENÚ
EN EL ALMACEN DEL ROCK...
HOME
 

 

Y eso que ROLLING STONE, tal vez en un alarde de excesivos buenos deseos, consideró en su día que este trabajo era el mejor del grupo hasta entonces... pero nada más lejos de la realidad. Se trata de un álbum irregular, con demasiados momentos de aprobado y poco más, con una producción -la tercera de Robert John 'Mutt' Lange para el grupo- buena, pero que dejó un sonido tal vez excesivamente limpio (estamos hablando de AC/DC...), y con un halo general bastante pálido en comparación con los Let There Be Rock, T.N.T, Back In Black, Highway To Hell, etc.

El álbum se abre de forma muy prometedora con el tema título, 'For Those About To Rock (We Salute You)', toda una declaración de principios y hoy un himno definitivo que el grupo emplea habitualmente para cerrar sus conciertos. Un tema de paso lento y firme, muy duro, con unas guitarras omni presentes y un aire marcial lleno de gancho. En la recta final se produce un cambio de ritmo y la coda se torna trepidante. Es, sin duda, un momento de los más sobresalientes en toda la discografía de AC/DC.

Pero ahí se queda todo. A partir de aquí, el nivel de garra, de inspiración y de convicción del grupo se queda a medio gas, y aunque temas como los dos siguientes, 'Put The Finger On You' y 'Let's Get It Up' tienen cierto brío, lo cierto es que todo comienza a ir un poco hacia abajo.

'Inject The Venom', 'Snowballed', 'Evil Walks', 'C.O.D.'... temas perfectamente prescindibles y, por lo que se ve, bastante olvidables incluso para los propios AC/DC, que los suelen someter bastante al ostracismo en sus giras, en las que nunca hay un hueco para ellos en el set-list. Lógico.

Lo mismo cabe decir de las tres piezas restantes, 'Breaking The Rules', 'Night Of The Lond Knives' y 'Spellbound'. El caso es que no son canciones malas... simplemente tienen un punto gris, y desde luego carecen del atractivo de las que encontrarías en un álbum como
Powerage (1978), o incluso ese Dirty Deeds Done Dirt Cheap (1976) que, sin ser de las mayores obras maestras del grupo, cuenta con un puñado de cortes inolvidables.

Así pues, For Those About To Rock ha pasado a la historia más como el álbum de las dos portadas (hubo una edición española inicial cuya portada, por un error, quedó impresa con los colores del negativo, es decir, a la inversa, y que se convirtió con el tiempo en codiciada pieza de coleccionista) que como un trabajo memorable de AC/DC. Antes al contrario, fue el comienzo de una caída en el nivel creativo e interpretativo del grupo, que se confirmaría poco después con los desastrosos
Flick Of The Switch (1983) y Fly On The Wall (1985).

Alberto Manzano Ben

 
07-06-2010
Envía esta noticia a un amigoImprime esta noticia
Copyright © 2005-2008 El Almacén del Rock - Todos los derechos reservados - Aviso Legal