inicio
ba
 
PUBLICIDAD
MENÚ
EN EL ALMACEN DEL ROCK...
HOME
 

 

Live es, en efecto, un magnífico doble álbum de 23 canciones que reflejan fielmente las bestiales descargas de decibelios de AC/DC sobre el escenario, desde el inicio, con la hímnica ‘Thunderstruck’ hasta el cierre, con el bis final de ‘For Those About To Rock (We Salute You)’.

Una colección espléndida en la que es imposible encontrar un momento de intensidad ligeramente menor, en medio de un desfile de inmejorables versiones de clásicos de entre las que destacan las de ‘Shoot To Thrill’, ‘Who Made Who’, ‘Back In Black’, ‘Hells Bells’, ‘Highway To Hell’, ‘You Shook Me All Night Long’, ‘Jailbreak’, ‘Whole Lotta Rosie’ y ‘The Jack’, por citar algunos ejemplos.

Pero, como decimos, es simplemente por eso. Por ofrecer algunas referencias. Realmente, las versiones de ‘Heatseeker’, ‘Moneytalks’, ‘Sin City’, ‘Are You Ready’, ‘That’s The Way I Wanna Rock N Roll’, ‘T.N.T.’, ‘Dirty Deeds Done Dirt Cheap’, ‘The Razors Edge’, ‘High Voltage’ y ‘Let There Be Rock’ tienen idénticos niveles de desbordante intensidad, y hacen de este un álbum realmente sobresaliente, en el que la producción de Bruce Fairbain no hace sino potenciar el magnífico sonido del grupo.

Tal vez sólo se le puedan poner dos pequeñas objeciones a este magnífico Live de AC/DC: Una, los fade-outs. Eso de llevarse el volumen tras el final de cada canción, durante los aplausos y devolver el sonido al inicio de la siguiente pista siempre será una idea criminal para la plasmación del ambiente de un concierto. Realmente se carga la atmósfera y de qué manera. Un error garrafal, sin duda. La otra objeción, más subjetiva, tiene que ver con la ausencia del batería original de AC/DC, Phil Rudd (que regresaría a la banda tres años más tarde). Chris Slade, su sustituto de turno, hace un gran trabajo aquí, pero su estilo es claramente distinto a la forma de hacer extremadamente identificable de Rudd. Su sonido, además, es más puramente eléctrico, con lo que se echa en falta esa atmósfera sónica con ese aire ligeramente acústico tan setentero de los grandes clásicos de AC/DC.

Por lo demás, Live es un documento imprescindible. Fue el sello y el broche de oro definitivo para la recuperación de una banda que vivió días difíciles durante buena parte de los ochenta, pero que no se rindió, hizo del esfuerzo y de la búsqueda incansable del talento y la rebelde excelencia sus máximas irrenunciables, y volvió a reinar desde lo más alto del Hard Rock mundial.

Alberto Manzano Ben

 
05-12-2010
Envía esta noticia a un amigoImprime esta noticia
Copyright © 2005-2008 El Almacén del Rock - Todos los derechos reservados - Aviso Legal