inicio
ba
 
PUBLICIDAD
MENÚ
EN EL ALMACEN DEL ROCK...
HOME
 

 

Y es que no hace falta conocer mucho al grupo para darse cuenta de que, si hay algo que a Bon Scott, Angus Young, Malcolm Young, Mark Evans y Phil Rudd no les pegaba, era ir de miedosos principiantes. Así que lo mejor era dar un buen puñetazo en la mesa (en la de mezclas, se entiende), y sacar a la luz algo una buena “carga explosiva” musical. Un álbum de pura dinamita rockera que no dejase lugar a dudas sobre las verdaderas intenciones de tan incendiaria banda.

Y así fue. Al igual que High Voltage, T.N.T vio la luz sólo en Australia. Para información de despistados, aquellos que se adquieran un álbum con el título High Voltage en Europa o en América, salvo que lo hayan adquirido por Internet en algún website australiano, o se hayan preocupado de localizar el original en alguna tienda de material de importación, estarán adquiriendo lo único que existe fuera de las antípodas: Una recopilación de los High Voltage y T.N.T australianos (siete temas de T.N.T y dos de High Voltage, para ser exactos).

Pero vamos a lo que vamos. T.N.T fue un álbum que lo contenía absolutamente todo. Vale, de acuerdo. Muchos afirmarán que Highway To Hell y Let There Be Rock son las obras maestras indiscutibles de los AC/DC de los setenta. Y yo no niego que sean álbumes que merezcan tal status. Pero T.N.T también.

Ahí estaban los magistrales “riffs” de ‘It’s A Long Way To The Top (If You Wanna Rock And Roll)’ sazonados con aires gaiteros únicos, el Blues pegajoso e incomparable de ‘The Jack’, la genial ‘Live Wire’, con la que el grupo abrió tantos y tantos conciertos, la furia trepidante de ‘Rocker’, o la absoluta contundencia de ‘Rock And Roll Singer’, ‘High Voltage’ (sí. Pertenece a T.N.T y no al anterior) y ‘T.N.T’. Un álbum que brinda momentos tales merece estar en el lugar de mayor honor de cualquier estantería musical.

Si a ello le sumamos la regrabación de ‘Can I Sit Next To You?’ (había sido el primer single de la banda en 1974, con Dave Evans como vocalista) y la tremenda versión del clásico de CHUCK BERRY ‘School Days’, tenemos un álbum verdaderamente “top-class”. Sonido aguerrido, guitarras atronadoras, decibelios a tutiplén, personalidad decidida y con las dudas iniciales ya sacudidas, grandes canciones, grandes riffs de Malcolm, soberbios solos de Angus, letras llenas de esa ironía tan propia del genial Bon Scott y, por encima de todo, purísimo y durísimo Rock And Roll. El mejor puñetazo sonoro sin adulterar, al más puro estilo de los amplificadores de válvula de los de toda la vida. Así de salvaje, así de primitivo, así de rocoso... así de puro. De puro AC/DC 100%.

Alberto Manzano Ben

 
18-11-2008
Envía esta noticia a un amigoImprime esta noticia
Copyright © 2005-2008 El Almacén del Rock - Todos los derechos reservados - Aviso Legal