inicio
ba
 
PUBLICIDAD
MENÚ
EN EL ALMACEN DEL ROCK...
HOME
 

 

Lo primero que sorprendía de Back In Black era su negra portada, en la que la ausencia de absolutamente todo lo demás reflejaba la ausencia del gran vocalista y frontman. El contenido, sublime, se abría con los tañidos quejumbrosos de “las campanas negras del infierno” (que dirían BARÓN ROJO en ‘Concierto Para Ellos’, el mítico himno a los muertos del Rock compuesto por José Luis Campuzano “Sherpa” y Carolina Cortés): Y es que ‘Hells Bells’ era un comienzo inmejorables. Solemne y pausado, al tiempo que electrizante y potente, cual ordenado desfile de decibelios.

‘Shoot To Thrill’ sube la velocidad del disco para retrotraernos a ritmos del estilo de los de ‘Shot Down In Flames’ o ‘Bad Boy Boogie’, y deja tras de sí la estela de un himno sencillamente soberbio que, desde aquel instante, ya no se moverá jamás de los repertorios de los conciertos de AC/DC.

‘Given The Dog A Bone’ mantiene ese ritmo frenético, que remite muy ligeramente con ‘What Do You Do For Money Honey’ y ‘Let Me Put My Love Into You’, que no son de lo mejor del disco, pero tampoco en absoluto desechables, dado el monumental nivel de todo el conjunto. Y es que aquí no hay un solo tema secundario.

La sensacional e inolvidable ‘Back In Black’ (otra joya cuya ausencia sería inconcebible en los conciertos de AC/DC) nos introduce en la segunda mitad del disco con su ritmo marcial, sus hiperreconocibles estrofas de guitarras entrecortadas, y la brutal explosión de su estribillo, por no hablar del bestial arreglo previo al chorus final.

En un plano algo más melódico y pegadizo, pero siempre aguerrido y con puro espíritu AC/DC, ‘You Shook Me All Night Long’ fue otro de los temas destinados a convertirse en himno inmortal del grupo, infaltable sobre el escenario en cada bautismo de decibelios con su público.

Alguien se ofendió con ‘Have A Drink On Me’ (una coña que se traduce como “tómate una copa a mi salud”), por lo que de inoportuno pudiera tener debido a la reciente muerte de Bon Scott por la ingesta de una gran cantidad de alcohol, pero cualquiera con dos dedos de frente se da cuenta de que los tiros no iban por ahí, de forma que la cosa no trascendió demasiado.

‘Shake A Leg’ llegaba en la recta final, y es tal vez (injustamente) la menos recordada de las canciones de Back In Black, no así ‘Rock And Roll Ain’t Noise Pollution’, cuyo estribillo ha sido cantado desde entonces por las hordas de rockeros en comunión en cada concierto de esta sensacional banda de tradicional “sonido válvula” producto de las mejores esencias del Blues y el Hard Rock combinado con el más puro Rock And Roll.

Back In Black es, sin duda, una de las obras maestras más indiscutibles de AC/DC, y el álbum más aplaudido (no sin razón) de la etapa de Brian Johnson. El último antes de un período bastante difícil para el grupo, tanto a nivel creativo como de conflictos internos. Sólo los elogios recibidos por el sensacional Ballbreaker tras su publicación en 1995 podrían competir parcialmente con las loas que tan merecidamente se llevó y se sigue llevando esta maravilla de obra.

Alberto Manzano Ben

 
20-11-2008
Envía esta noticia a un amigoImprime esta noticia
Copyright © 2005-2008 El Almacén del Rock - Todos los derechos reservados - Aviso Legal