inicio
ba
 
PUBLICIDAD
MENÚ
EN EL ALMACEN DEL ROCK...
HOME
 
 
 
Y es que, pese al espejismo que puede provocar la aparente velocidad de la inicial ‘Baby Please Don’t Go’, y al relativo impulso de ‘She’s Got Balls’, tema que el vocalista Bon Scott dedicó a su mujer (lo que le supuso el divorcio), High Voltage se sumerge enseguida en un mar de dudas que hacen que se quede constantemente a medio gas, por ejemplo con un Blues, el de ‘Little Lover’, que no queda muy claro hacia dónde va, y un ‘Stick Around’ muy bien enfocado en el plano compositivo, pero que se queda en el intento en el interpretativo. Falta impulso. Es como si el grupo tuviera aún algo de miedo a golpear con más fuerza de la debida, a caer en la imprudencia, y a la posible reacción negativa de un público a su aún desconocida música.

Otro de los factores que contribuyen a esa cierta irregularidad de High Voltage es el de un estilo en pleno proceso de definición. El grupo sabía lo que quería hacer, pero, aún no conseguía llevarlo a la práctica al 100% Ello se traduce en piezas como ‘Soul Stripper’, que no está mal, pero que contiene ciertos elementos innecesarios que no acaban de estar claros, y que se suman a ese cierto temor del que llega de nuevas, que sigue presente, y que continúa manifestándose en una ‘You Ain’t Got A Hold On Me’ que, con sus atmosféricas estrofas y su pegadizo estribillo, hubiera dado muchísimo más de sí, de no ir con esa cierta cabeza agachada a la que hacemos referencia.

Volvemos al problema de la falta de una dirección musical totalmente definida, y así, la balada (algo inusual en AC/DC) ‘Love Song’ cuenta con una serie de elementos realmente absurdos y que nada tienen que ver con lo que será el estilo de AC/DC, como, por ejemplo, la intro de piano inicial. En realidad, a excepción del arreglo de guitarra solista de Angus Young que aparece justo antes de la entrada de la letra (destrozado, por cierto, por una desastrosa y ridícula rítmica), toda la canción es una sucesión de desatinos encadenados, aunque no se pueda culpar de ello al grupo y a su lógica inexperiencia.

En el final, la combinación de Hard Rock con Rhythm & Blues de ‘Show Business’ muestra mucha más fibra, más solidez, y más decisión que en la media de un que no estuvo del todo mal, pero que quedó a años luz de ser un debut prometedor para una banda que, en muy poco tiempo, se revelaría grandiosa, y que comenzaría enmendando el exceso de prudencia de High Voltage con un bestial segundo álbum, T.N.T (1975), mucho más válido como tarjeta de identidad de AC/DC.

Alberto Manzano Ben


P.D: El álbum High Voltage, al igual que el siguiente (T.N.T), fue editado exclusivamente en Australia. No debe confundirse, pues, con el disco que, bajo el mismo título ("High Voltage"), pero con diferente portada, vio la luz en el resto del mundo, y que es una recopilación compuesta por nueve canciones, de las que siete fueron extraidas de la edición original de T.N.T, y  dos de la de High Voltage. De las otras seis canciones de High Voltage, cuatro vieron la luz fuera de Australia en 1984 (las otras dos nunca fueron editadas de forma oficial en el resto del mundo), en una mini-recopilación de cinco cortes titulada Jailbreak, que se completaba con la canción del mismo título, incluida originalmente en la edición australiana (pero no en la del resto del mundo) del álbum Dirty Deeds Done Dirt Cheap (1976).
 
02-12-2008
Envía esta noticia a un amigoImprime esta noticia
Copyright © 2005-2008 El Almacén del Rock - Todos los derechos reservados - Aviso Legal