Penélope Cruz vive uno de sus momentos profesionales más dulces. Si el año pasado recibió la Copa Volpi del festival de Venecia por su papel en Madres paralelas, de Pedro Almodóvar, por la que recibió una cuarta nominación al Oscar, este 2022 también ha vuelto a la Mostra para presentar L’immensità, de Emanuele Crialese, y En los márgenes, debut en la dirección de Juan Diego Botto que participó en la sección Orizzonti y que llega a los cines comerciales este 7 de octubre.

En este drama social, Cruz, que ejerce también de productora, se mete en la piel de una madre que trabaja de cajera de supermercado y está desesperada porque está a punto de ser desahuciada. Asimismo cuenta con el apoyo de sus vecinos y la asociación contra los desahucios. “Reiniciar un debate” como este es muy necesario y “tiene mucho valor”, dijo en Venecia la reputada intérprete de Alcobendas, que se ha descrito como una privilegiada por “hacer cine”, motivo por el cual ha recordado la responsabilidad de poder participar en películas como ésta, que denuncia que en España se producen actualmente un centenar de desahucios al día.

Cruz elogió a su amigo Botto por su capacidad para contar una historia “con tanta verdad”. La película sigue a unos personajes que tratan de mantenerse en pie y ser capaces de sobrevivir a un día clave que puede cambiar para siempre el curso de sus vidas. Un largometraje contrarreloj sobre las relaciones personales y el afecto como motor para seguir adelante.

Fue la misma Cruz quién propuso a Botto escribir una historia para hacer juntos después de que quedara completamente conmovida con la obra ‘Un trozo invisible de este mundo’, en la que el actor argentino hablaba de exilio e inmigración. La historia tenía que ir sobre los celos, y Botto le aseguró que se pondría a trabajar sobre ello. Pero no le salió. En su lugar imaginó una escena en la que una pareja discutía por celos la noche antes de su desahucio. Y de ahí surgió posteriormente el guion que el actor coescribió junto a su pareja, la periodista Olga Rodríguez, y que supone su primera incursión detrás de la cámara.

En el filme, Cruz luce con cabello corto y aspecto cansado, y mantiene una acalorada discusión con su marido, al que da vida Botto, un hombre que se gana la vida trabajando a cuatro euros la hora y que se desentiende de la lucha de su mujer por no perder su casa.

La actriz, que recogió en el Festival de San Sebastián el Premio Nacional de Cinematografía y trabajará a las órdenes de Michael Mann en Ferrari, acudirá a El hormiguero esta noche para hablar de En los márgenes acompañada de Juan Diego Botto y Luis Tosar, que encarna a un abogado que se desvive por ayudar a gente necesitada.