La empresa deportiva alemana tenía un acuerdo multimillonario desde 2013 con el músico para el desarrollo de la línea Yeezy

Adidas ha anunciado este martes que finaliza su cooperación con el músico estadounidense Kanye West con efecto inmediato, tras las declaraciones de carácter antisemita y racista del rapero, que calificó de “inaceptables”.

Según un comunicado de la empresa, Adidas “no tolera el antisemitismo ni ningún otro tipo de discurso de odio” y agregó que “las recientes declaraciones y acciones de Ye son inaceptables, odiosas y peligrosas”.

El fabricante alemán de de artículos deportivos anuncia que suspende la línea de Adidas Yeezy con efecto inmediato y admite que, “dada la fuerte estacionalidad del cuarto trimestre, es probable que esto tenga un impacto negativo a corto plazo de hasta 250 millones de euros en el beneficio neto de la compañía en 2022”.

West dijo en una entrevista en el podcast Drink Champs que George Floyd, el afroamericano asesinado por un policía en Mineápolis (EE.UU.) en 2020, falleció por consumo de droga y no por la asfixia que le provocó el policía Derek Chauvin, como confirmó la autopsia y la sentencia judicial que condenó al agente.

Anteriormente exhibió durante un desfile de moda en París una camiseta con el mensaje “White Lives Matter” (“Las vidas blancas importan”), un lema utilizado a menudo por supremacistas blancos en respuesta al movimiento contra el racismo “Black Lives Matter”.

Las redes sociales Twitter bloquearon las cuentas de West en sus plataformas, donde infinidad de usuarios denunciaron una serie de comentarios antisemitas.

Primero mencionó a Jared Kushner, judío y yerno de su “amigo” (el expresidente Donald) Trump, al decir que era el hombre detrás de unos tratados de paz en Oriente Medio gestados solo para “ganar dinero”. “No creo que tengan la capacidad de hacer nada por su cuenta. Creo que nacieron con el dinero en la cabeza”, declaró a continuación.

Aunque no quedó claro si se refería a los Trump o al pueblo judío en general posteriormente protagonizó una escalada de comentarios de carácter antisemita que llevaron al bloqueo de sus cuentas en las citadas redes.

En el comunicado, Adidas se refiere a que las declaraciones del rapero “violan los valores de la empresa como la diversidad y la inclusión, el respeto mutuo y la equidad. Después de una cuidadosa consideración, la compañía tomó la decisión de poner fin a su asociación con Ye con efecto inmediato”.

La marca agrega que eso incluye “cesar la producción de productos de la marca Yeezy y suspender todos los pagos a Ye y sus empresas”.

La empresa señala que es “el único propietario de todos los derechos de diseño de los productos existentes”, así como de las combinaciones de colores anteriores y nuevas como parte de la asociación con el rapero.

Adidas adelanta que el próximo 9 de noviembre comunicará “información adicional” sobre el caso cuando publique sus resultados correspondientes al tercer trimestre de 2022.

Gap y Kanye West rompieron su alianza empresarial en septiembre. La casa de moda europea Balenciaga también ha cortado lazos con el artista, según informes de los medios.

Adidas le quitó la colaboración con Kanye West a su rival Nike Inc en 2013 y acordó una nueva asociación a largo plazo en 2016, en lo que la compañía llamó entonces “la asociación más importante creada entre un no atleta y una marca deportiva”.

La unión ha producido varios productos superventas para Adidas, particularmente zapatillas, con precios que han oscilado entre 200 y 700 dólares. La asociación también ayudó a la marca alemana a cerrar la brecha con Nike en el mercado estadounidense.

Yeezy genera alrededor de 1.500 millones de euros (1.470 millones de dólares) en ventas anuales para Adidas, lo que representa un poco más del 7% de los ingresos totales de la empresa, según estimaciones de Telsey Advisory Group.

Las acciones de la compañía alemana, que recortó sus previsiones para todo el año la semana pasada, bajaron alrededor de un 3% según el informe.

La ruptura entre Adidas y Kanye West llega tras una campaña de críticas contra el músico, tras una serie de comentarios antisemitas.

Activistas por los derechos humanos habían señalado a la compañía alemana por su silencio sobre los comentarios hechos por West, quien ahora es conocido como Ye, que lo han dejado cada vez más aislado en la industria del espectáculo y de la moda.

“Miles de firmas y ¿ninguna palabra @adidas? Tu silencio es un peligro para los judíos”, tuiteó el representante de la Liga de Antidifamación, Jonathan Greenblatt.

“No podemos permitir que sea normalizado el #antisemitismo de Ye – todos debemos exigirle a Adidas que se aleje del odio con la condena de su retórica racista y la evaluación de su colaboración”.