Esta Super Bowl apunta a un posible regreso a primera línea en la música de Rihanna, que no saca disco desde ‘ANTI’ (2016)

Rihanna será la estrella del espectáculo del descanso de la próxima Super Bowl de la NFL, que se celebrará el 12 de febrero de 2023 en Glendale (Arizona).

La cantante publicó este domingo en su cuenta una imagen sin texto en la que aparecía su mano sujetando un balón de la NFL.

Posteriormente, la liga confirmó con un comunicado que Rihanna será la figura del intermedio de la Super Bowl.

“Rihanna es un talento generacional, una mujer de comienzos humildes que ha sobrepasado las expectativas a cada paso. Una persona nacida en la pequeña isla de Barbados que se convirtió en una de las artistas más prominentes de siempre”, afirmó el rapero Jay-Z, que produce para la NFL el espectáculo de la Super Bowl a través de su compañía Roc Nation.

La actuación del medio tiempo de la Super Bowl es un auténtico acontecimiento mundial que atrae tanta atención como el partido en sí.

Rihanna tomará así el relevo de Dr. Dre, Snoop Dogg, Eminem, Mary J. Blige y Kendrick Lamar, que fueron los elegidos para el Super Bowl de 2022 en el que Los Angeles Rams se proclamaron campeones en su casa (el SoFi Stadium de Los Ángeles) al derrotar a los Cincinnati Bengals.

The Weeknd (2021), Jennifer López y Shakira (2020), Maroon 5 (2019), Justin Timberlake (2018), Lady Gaga (2017), Coldplay (2016), Katy Perry (2015), Bruno Mars (2014) y Beyoncé (2013) completan la lista reciente de actuaciones del Super Bowl.

Además, el de 2023 será el primer show de la Super Bowl patrocinado por Apple Music, que ha sustituido a Pepsi como espónsor de este espectáculo.

Considerada como una de las estrellas del pop más importantes del siglo XXI, esta Super Bowl apunta a un posible regreso a primera línea en la música de Rihanna, que no saca disco desde ‘ANTI’ (2016) y que, en los últimos años, ha cosechado un gran éxito con su marca de moda y cosmética Fenty.