La sátira de HBO consigue cinco estatuillas mientras que ‘Succession’ triunfa nuevamente como mejor serie dramática. Lee Jung-jae se convierte en el primer actor de una serie de habla no inglesa en ganar el premio con ‘El juego del calamar’

El juego del calamar, el fenómeno mundial de Netflix, no pudo acabar con la dinastía de la familia Roy en la noche de los Emmy. Succession , el drama de HBO sobre la disfuncional familia de magnates mediáticos, se ha quedado con el gran premio de la noche de la televisión estadounidense, mejor serie de drama. “Gran semana para las sucesiones. Nuevo rey en el Reino Unido. Evidentemente, hubo más votos involucrados en nuestro triunfo que en el Príncipe Carlos”, ha dicho Jesse Armstrong, el creador de la serie. Minutos antes de la bomba, recibida con sorpresa por el público, había recogido la estatuilla por el mejor guion dramático. En total se llevó tres en la noche del lunes (madrugada del martes en España). La serie surcoreana ha abierto al mundo a los televidentes de EE UU, conquistando los premios de Mejor actor dramático y Dirección, dos importantes categorías de 14 que disputaba. Lee Jung-jae se ha convertido en el primer actor que se queda con el principal reconocimiento de actuación para una serie extranjera. “Esta no será la última serie de lengua no inglesa que esté aquí… nos veremos en la segunda temporada”, ha señalado Hwang Dong-hyuk, el creador del popular programa de Netflix.

La Academia de Televisión ha coronado en esta gala a uno de los fenómenos de la temporada televisiva, The White Lotus, con el premio a mejor miniserie. La producción de HBO sigue a varios personajes alojados en un paradisíaco complejo de lujo . Con solo seis episodios, la serie satírica ganó cinco premios en total. Era difícil que se hiciera justicia, pues ocho de las 20 nominaciones que tuvo eran para actores y actrices de la serie, que competían entre ellos. Los que se han llevado a casa la estatuilla fueron Murray Bartlett, quien interpreta al gerente del hotel, y Jennifer Coolidge, una excéntrica millonaria que cree tener una revelación de vida mientras está de vacaciones.

“Tomé un baño de lavanda y estoy hinchada dentro de este vestido… tengo problemas para hablar”, bromeó Coolidge, quien rebajó el nivel de solemnidad de los discursos. Este ha sido el primer gran premio para una actriz de 61 años que lleva décadas en la industria. Algo similar ha sucedido con Mike White, el creador de la serie, un actor que casi siempre ha tenido roles secundarios. White ha ganado esta noche los primeros Emmys de su trayectoria por el guion y dirección de The White Lotus, que estrenará una segunda temporada en octubre a pesar de haber sido planeada como una miniserie. “Soy un superviviente. He aprendido que si puedes bajar el nivel de amenaza que representas, puedes seguir en el juego. Me encanta escribir, así que no me expulsen de la isla, por favor”, dijo White después de cumplir con el doblete. HBO y HBO Max conquistaron 38 categorías, el doble de lo que consiguieron en 2021.

Coolidge tomó con humor ser bajada del escenario con música cuando se extendían sus palabras de agradecimientos. Lo contrario pasó con Michael Keaton, quien dio el primer discurso de la noche y quizá más largo. Fue una distinción para un actor que se ha ido casi siempre con las manos vacías en los grandes premios de Hollywood, a excepción de los Globos de Oro. Este año ha ganado su primer Emmy con una interpretación de un médico en Dopesick, una miniserie sobre la crisis de opioides en EE UU. “Ha habido quienes han dudado de mí. ¿Saben qué? No hay problema”, ha afirmado Keaton segundos después de recibir el premio de manos de Oprah Winfrey , la reina de la televisión en EE UU. “Tú tienes unos 90 de estos, ¿no?”, bromeó el actor.

Keaton gana por primera vez, pero hubo varias actrices que han extendido su reinado. Por segundo año consecutivo lo lograron Zendaya en el campo dramático, por Euphoria, y Jean Smart en la categoría de actriz de comedia por Hacks. Julia Garner, no obstante, ha obtenido su tercer Emmy por interpretar a Ruth Langmore en la oscura serie Ozark, de Netflix. Garner estaba también nominada esta noche por ¿Quién es Anna?, pero perdió ante Amanda Seyfried, la favorita por haber encarnado una versión ficticia de la empresaria Elizabeth Holmes , de Theranos. En cambio, se fueron con las manos vacías Better Call Saul, que tendrá una última oportunidad en 2023 y Solo asesinos en el edificio.

La noche ha dejado claro que seguimos viviendo en el mundo de Ted Lasso. No ha sido solo un fenómeno de la pandemia. La comedia de Apple TV+, que se impuso por goleada en 2021, ha mostrado que sigue siendo la favorita del público y los integrantes de la academia televisiva, quienes la convirtieron en la mejor comedia en 2022. Su protagonista, Jason Sudeikis, conquistó también una segunda estatuilla consecutiva por dar vida al entrenador estadounidense que toma las riendas de un equipo inglés en aprietos. Sudeikis mostró sorpresa sobre el escenario y, visiblemente nervioso, apenas pudo encadenar algunos agradecimientos. El actor Brett Goldstein, quien interpreta a un veterano futbolista en el equipo dirigido por Lasso, también repitió en 2022 como mejor actor secundario. La mejor dirección de comedia también ha sido para la producción de Apple, en manos de MJ Delaney.

Kenan Thompson, el actor más veterano entre el elenco del legendario Saturday Night Live, fue el encargado de conducir la ceremonia en el teatro Microsoft del centro de Los Ángeles. La ceremonia arrancó con el pie izquierdo, con coreografías dedicadas a temas icónicos de la televisión como Friends, La tribu de los Brady, Stranger Things y Juego de tronos. El fiasco de Chris Rock en los Oscar resuena entre los productores de las ceremonias de premios. El baile, que no dejó a nadie convencido, sustituyó al tradicional monólogo cómico que suele arrancar estas galas. Este llegó algunos minutos después, pero con un humor descafeinado, a excepción de un par de puyas a Netflix por su pérdida de suscriptores y el aumento de su deuda. “Después de esto, nunca me darán un especial de comedia”, bromeó Thompson. Netflix se llevó a casa 26 Emmy.

2022 ha consolidado nuevas comedias. Schitts Creek ha desaparecido del mapa, pero el vacío dejado por aquella serie ha sido ahora ocupada por Colegio Abbott, una de las pocas series producidas por una de las cadenas tradicionales, la ABC, cuya importancia se diluye año con año frente a la presencia de los gigantes del streaming. Como una broma cruel, la televisión tradicional emite cada año los premios donde arrasan sus competidores digitales. De ahí el gusto de los presentadores por reírse de Netflix o Amazon.

Sheryl Lee Ralph ganó el premio de mejor actriz de reparto de comedia por su papel como Barbara Howard en Colegio Abbott. La serie retrata a un grupo de maestros en la peor escuela del país. El programa ha hecho que pueda reírse de un tema bastante preocupante, pero la producción ha encontrado la forma en que no todo sea broma. Apoyados por Disney, Colegio Abbott donó todo el dinero del presupuesto de publicidad para destinarlo a los profesores en las escuelas públicas más pobres del país. Ralph, quien vio premiada su primera nominación a pesar de actuar desde finales de los setenta, dio a la noche uno de los escasos momentos memorables. Convirtió el arranque de su discurso en una potente interpretación a capella de Endangered Species (Especies en peligro de extinción), de la cantante de jazz Dianne Reeves. La serie conquistó en total dos Emmys. Quinta Brunson se llevó uno por guion de comedia.